Profundizaciones

Los Bonaparte y Roma

"Roma, la ciudad que Napoleón había barajado como sede de la coronación de su sueño imperial considerándola sólo en segundo lugar después de París y en la que nunca consiguió poner un pie, fue sin embargo para muchos miembros de la familia Bonaparte la ciudad donde se consumió el tiempo de la sombra y de la diáspora, hasta que se cerró definitivamente el tiempo de la gloria y los fastos imperiales con la derrota de Waterloo. Sin embargo, la relación de los Bonaparte con Roma se inició en los albores de la epopeya napoleónica, cuando tras la victoriosa campaña de Italia capitaneada por el joven general Bonaparte, el Estado Pontificio se vio obligado a acatar la paz de Tolentino, a reconocer la República francesa y a aceptar como embajador a José, hermano mayor de Napoleón y, más tarde, rey de España."

Ensayo de M.E. Tittoni, director del Museo Napoleonico, publicado en Capitolium, 2, n. 6, 1997, pp. 85-89.